Mini review: Gloss Bomb de Fenty

¡Hola a todas! Espero hayan tenido una hermosa Navidad este año, llena de amor y felicidad. Hoy les comparto una reseña rápida de un producto que *spoiler alert* me tiene encantada: el Gloss Bomb de Fenty. 

Gloss Bomb Fenty Glow

Como buena fanática de los brillos labiales, desde la primera vez que vi el anuncio de este producto en Instagram me llamó mucho la atención, pero lo dejé pasar. No fue hasta que salió la versión Diamond Milk que de verdad lo añadí a mi wishlist.

Hace unas semanas por fin me decidí y adquirí el gloss en el primer tono que salió, Fenty Glow. Me intrigaba muchísimo la cuestión de que es un color universal, es decir, funciona para todos los tonos de piel. Debo decir que el aspecto “universal” también se lo daría en que se ve súper lindo con diversos looks; naturales, cargados, sombra de cualquier color, y más.

La consistencia del gloss me parece buena, no es muy ligera pero no es incómoda. Se puede ir aplicando poco a poco, logrando un aspecto muy sutil o uno súper glossy. Algo que quiero resaltar es que no hidrata los labios, aunque no los reseca ni nada por el estilo. 

Fenty Glow es un tono algo nude con cierto toque coral, y el brillo es dorado. Una de mis cosas favoritas es el olor: dulce y delicioso. La duración en los labios es promedio, me gustaría que fuese un poco más larga, y claro, si se toma algo o se come, se va más rápido.

En cuanto al empaque debo decir que me encanta, es único y atractivo. No me molesta que sea algo grueso, pues no es tan largo y en la bolsa no necesita mucho espacio. El aplicador es otro elemento que también me agradó bastante, ya que personalmente no soy fan de los pequeños y delgados. Este es grande, abarca bien los labios de un solo swipe y agarra justo lo que se necesita de producto. 

En general el producto me gustó bastante, tanto que lo uso casi diario. Cuando compro algún gloss suelo ser más fijada, pues es uno de los productos que más me gusta y siempre ando en la búsqueda de fórmulas increíbles. El Gloss Bomb definitivamente pasó la prueba; no es pegajoso ni incómodo, tiene un color precioso, se puede ir añadiendo de poco en poco, huele riquísimo y la aplicación es buena. 

Concluyendo, mientras que hay alguna cosita que me gustaría fuese mejor en el producto, puedo decir que me encanta y estoy súper animada a comprar los otros tonos disponibles. Lo uso tanto para el diario como para eventos especiales, y no me decepciona. ¿Lo recomiendo? ¡Totalmente! Si son fans del brillo labial, este es buenísima opción para su colección.

¿Ya han utilizado el Gloss Bomb?, ¿les llama la atención? ¡Un beso!

*Todas las fotografías del post fueron tomadas por mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.