¿Es necesario tener una rutina de skincare?

¡Hola a todas! Espero estén de maravilla. Hace poco me puse a pensar sobre la época en la que tuve mis primeros productos de skincare, y cómo me pregunté qué tan necesario era para mí iniciar el cuidado de mi piel… Hoy quiero platicarles más a profundidad lo que pienso del tema.

skincare routine

No es secreto que el skincare se ha vuelto un tema bastante popular. Cientos de marcas han surgido en los últimos años, desde que la industria de la belleza tuvo un boom gracias a los influencers. Aunque todo comenzó con el maquillaje, conforme avanzan las tendencias el cuidado de la piel comenzó a ser prioridad.

Y… ¿siempre ha sido así? Siento que muchas en algún punto nos hemos hecho la misma pregunta, ¿necesito una rutina de skincare? Les confieso que cuando era adolescente, sentía que eso era sólo para las mujeres más grandes que querían prevenir arrugas, tratar manchas, y demás. En esos años no había videos, muchos blogs o cuentas en instagram que nos guiaran al momento de conocer nuestra piel.

Primeros pasos

Fui afortunada de tener a una mujer en mi vida (mi abuela) que desde muy joven comenzó el cuidado de su piel, por lo que me pasó ese hábito. Todo comenzó con uno o dos productos para limpiar la piel y darle algo de hidratación, tenía trece años. Lo más fancy que tuve fue un kit de Lancôme que hasta tónico incluía (me sentía toda una señorita usando mis cremas).

Pero, usaba mis productos por consejo de mi abuela y por querer experimentar. Seguía sin entender por completo todo lo bueno que estaba haciendo por mi piel. Hasta que… apareció el primer granito. Definitivamente fue un momento de ¡¿qué está pasando?! En mi mente las adolescentes bonitas debían verse como en las series, con la piel impecable.

Cuando comenzó mi aventura con el acné (es hormonal, nunca ha sido muy grave), fue cuando mi preocupación e interés por el skincare crecieron. ¿Qué me puede ayudar a mejorar mi piel?, ¿por qué hay tantos productos?, ¿cuántos necesito?

Y mientras que una opción siempre es ir con el dermatólogo (muy recomendado), tenía pena de expresar mi incomodidad. Así que poco a poco, comencé a buscar información sobre los tipos de piel. Esto me ayudo no sólo a conocer mi tipo, sino también a elegir mejor mi maquillaje. Y así pasaron algunos años, tenía medio controlado mi problema y seguí mi vida.

El cambio

skincare routine

Hasta que de nuevo, hubo un momento en el que tuve tantos brotes que hasta en casa notaron que algo no estaba bien. Y ese día, decidí que necesitaba cambiar mi rutina. No sólo por estética, sino también por salud, porque en ese momento entendí que mi cuerpo estaba mal.

De ahí en adelante ha sido algo increíble. De poco en poco comencé a construir mi rutina de skincare, cambié mis hábitos alimenticios (necesitan mejora aún), y me entregué por completo al cuidado de mí misma. Recordemos siempre que la piel es nuestro órgano más grande, necesita cuidado y atención para estar saludable.

Como les mencionaba antes, no es sólo cuestión de verse bonita con la piel al natural, sino que la salud de ésta realmente esté en buena situación. Muchas de las cosas que hacemos estando jóvenes, se verán reflejadas cuando seamos mayores. Si cuidamos nuestra piel desde adolescentes, cuando tengamos cincuenta o sesenta años, esa atención que le dimos será de mucha ayuda.

Cariño propio

Así mismo, otro punto que me gusta mucho del skincare es que es un tiempo para uno mismo, de relajación y cariño, que nos ayuda a mejorar el amor hacia nosotras mismas y nos da un break de todo lo que podamos tener encima. Además, es para todos y todas, sin importar la edad.

Siempre recordemos que no existe la perfección. Habrá quien tenga menores problemas con su piel, o mayores y no pasa nada. No debemos presionarnos por lucir de una manera para el mundo, sino mejor concentrarnos en nuestro ser. Entonces, ¿se necesita una rutina? , pero cada quien tiene una propia. No tiene reglas de precios, cantidades o marcas. Lo que te sirva para cuidar tu piel, es lo que debe ser tu rutina.

Espero el post les sirva para motivarse, para saber que está bien tener imperfecciones, y que el skincare puede ser un amigo maravilloso para cuidarnos. ¡Les mando un abrazo enorme! Nos leemos el miércoles. ♥︎

*Todas las fotografías del post fueron tomadas por mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.